Hígado Y Dolores De Cabeza: ¿Cuál Es La Conexión?

Lo crea o no, reducir el estrés y la ansiedad en realidad puede mejorar su salud, tanto su hígado como su bienestar emocional. Descubra hoy la conexión entre su hígado y los dolores de cabeza.

Hígado y dolor de cabeza: ¿Cuál es la conexión?

Los dolores de cabeza pueden tener muchas causas diferentes: migrañas o tensión, así como el dolor que surge de una vida dañada o poco saludable. En el artículo de hoy , te explicamos el vínculo entre el hígado y los dolores de cabeza para que puedas cuidar mejor tu cuerpo.

¿Qué conexión puede haber entre el hígado y los dolores de cabeza?

Hígado y dolor de cabeza - Mujer con dolor de cabeza

Si tu hígado está sano, tienes una buena calidad de vida y ni siquiera piensas en este órgano. Sin embargo, a veces puede experimentar indigestión, fatiga y otros síntomas como dolores de cabeza. Esto podría indicar tanto una afección leve como grave, así que no ignore los síntomas.

¿Cómo puede haber un vínculo entre el hígado y los dolores de cabeza ? Es dolor que va y viene; intensos momentos de dolor pueden ocurrir en las sienes o en la parte posterior de la cabeza.

Mucha gente suele confundirlos con dolores de cabeza tensionales, pero si quieres saber la verdadera causa, debes fijarte si va acompañado de dolor abdominal, hinchazón, molestias, sabor amargo en la boca, capa blanca o amarillenta en la lengua, o la náusea lo hará.

Los médicos también señalan que el insomnio nocturno y los problemas para despertarse por la mañana son muy comunes. Y las mujeres pueden experimentar síntomas muy graves del síndrome premenstrual.

Por lo general, los dolores de cabeza como este ocurren cuando el hígado no está saludable o está dañado y, por lo tanto, no puede proporcionar la energía que necesitan nuestro cerebro y nuestras extremidades. Como resultado del vínculo entre el hígado y los dolores de cabeza, experimentamos fatiga y dolor.

¿Cómo puedes cuidar tu hígado y evitar ese dolor de cabeza?

Hígado y dolor de cabeza - Correr

1. Hígado y dolor de cabeza: pautas dietéticas

  • Evite comer demasiado a la vez. Está bien si comes hasta que estés lleno. Sin embargo, debes repartir esta cantidad en varias comidas a lo largo del día. Además, nunca debes saltarte el desayuno porque es fundamental para mantener un metabolismo saludable.
  • Reducir el consumo de grasas, frituras, azúcares refinados, alcohol, sal y lácteos.
  • Además, debe comer más verduras y frutas frescas. Lo mejor es cocinar las verduras al vapor, ya que esto conserva los nutrientes que contienen.
  • Las mejores verduras son aquellas que tienen un efecto “refrescante” en tu cuerpo, como las verduras de hojas verdes con compuestos amargos. ¿Por qué? Porque calman el hígado, lo que significa que tienen un efecto antiinflamatorio que mejora la función hepática. Uno de los mejores alimentos de esta categoría son las alcachofas.
  • Además , algunas hierbas como el cardo mariano, el jengibre, el diente de león y el té verde pueden ser un gran apoyo. Todos tienen propiedades depurativas que estimulan el drenaje y favorecen el buen funcionamiento hepático.

2. Recomendaciones para tu comportamiento y cómo lidiar con tus emociones

Como ya sabes, tus hábitos diarios afectan directamente a tu hígado. Por ello, se recomienda realizar alguna actividad física durante al menos media hora al día o salir a correr durante 15 minutos. Puedes hacer lo que quieras siempre y cuando mantengas tu ritmo cardíaco alto.

Además, es importante que prestes atención a tu estado emocional. Reduce tu estrés y ansiedad y recuerda cuidar tus prioridades más importantes: tu salud, felicidad y disfrute de la vida cotidiana.

Además, siempre debes tratar de tener algunas horas para ti, en las que puedas sacar nuevas fuerzas de las cosas simples. Eso podría significar ponerse al día con sus pensamientos solo en un parque, o reunirse con algunos amigos para tomar un café (recuerde, el café también es bueno para el hígado).

Es importante que te rodees de personas que te quieran, te respeten y solo quieran lo mejor para ti. Si siente que necesita mantenerse alejado de ciertas personas, ¡debería hacerlo antes de que su salud se vea comprometida!

Si sigue todas estas cosas aparentemente pequeñas, puede hacer mucho por su salud y bienestar. De lo contrario, las emociones negativas podrían acumularse, dañando su hígado y desequilibrando su cuerpo. No olvides eso.

Hígado y dolores de cabeza: ejemplo de una dieta adecuada para evitar estas dolencias

Hígado y Cefalea - Alcachofa

A continuación, hemos preparado un plan de comidas simple para que lo pruebes cualquier día. Los alimentos incluidos te ayudarán a evitar las molestias que pueden surgir por la relación entre el hígado y los dolores de cabeza.

1. Desayuno

  • Un vaso de agua tibia con el jugo de medio limón
  • Una rebanada de pan integral con mermelada de arándanos sin azúcar
  • 1/2 manzana y algunas nueces

2. Por la mañana

  • 1 manzana o 1 pera
  • O una taza de té verde con tostadas integrales y unas gotas de aceite de oliva

3. Almuerzo

  • Verduras a la plancha (brócoli, coles de Bruselas…)
  • pescado blanco a la parrilla
  • Un tazón pequeño de papaya picada

4. Merienda

  • Un vaso de agua con un bol de avena y fresas

5. Cena

  • Alcachofas cocidas con aceite de oliva y vinagre
  • Arroz integral cocinado con aceite de oliva, un poco de sal y una hoja de laurel
  • un kiwi
  • Además, ten en cuenta que la ensalada no es una buena opción para la cena porque es difícil de digerir. Por lo tanto, debe planificar ensaladas para su almuerzo.

6. Una hora antes de acostarse

  • Beba un té hecho con melisa, menta o tomillo antes de acostarse. Seguro que dormirás mejor.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba