Cuidados Del Trasplante De Córnea

La cirugía de trasplante de córnea requiere de varios cuidados que deben realizarse a conciencia para favorecer el proceso de recuperación, que suele llevar mucho tiempo.

Cuidados después de un trasplante de córnea

Un trasplante de córnea, o queratoplastia, es la transferencia de la córnea humana clara de un donante para reemplazar la córnea dañada de un paciente. El objetivo de este trasplante es mejorar la visión del paciente.

Esta operación también permite restaurar la morfología de la córnea eliminando el tejido inflamado que ya no se puede tratar.

En el caso de daño corneal severo, esta es la única manera de que los afectados conserven su visión. Sin embargo, un trasplante de córnea solo se realiza si el ojo interno, es decir, la retina y el nervio óptico, son funcionales. 

Las posibles causas de daño a la córnea son:

  • glaucoma
  • Enfermedad del nervio óptico
  • desprendimiento de retina
  • Hinchazón dentro del globo ocular
  • Infección grave dentro del globo ocular.

Antes de entrar en más detalles sobre cómo se realiza un trasplante de córnea y qué cuidados son necesarios después,  es importante conocer con más detalle la estructura de la córnea. 

Datos interesantes sobre la córnea

trasplante de córnea
La córnea funciona como una lente, permitiendo que la luz entre en el ojo.

El ojo consta de estructuras muy complejas:  esto incluye la córnea, que permite que la luz entre en el ojo. Esto protege el iris y el cristalino.

Debido a su estructura transparente y la curvatura característica, la córnea tiene propiedades óptimas para la refracción, que le confieren las siguientes capacidades:

  • Protección del ojo:  Junto con el párpado, la órbita, las lágrimas y la piel del ojo, la córnea protege el ojo.
  • Control del foco y la luz que entra en el ojo.

¿Qué tipos de trasplante de córnea existen?

Básicamente existen dos tipos de trasplante de córnea:

  • Queratoplastia penetrante (trasplante penetrante)
  • Queratoplastia lamelar (trasplante de capas corneales individuales)

Normalmente, se prefiere la queratoplastia lamelar cuando el cambio patológico se limita a ciertas capas de la córnea. Veamos estas técnicas con un poco más de detalle:

1. Trasplante de córnea completo o queratoplastia penetrante

Esta es la única alternativa para pacientes en los que todas las capas de la córnea son anormales. La principal desventaja es que el endotelio trasplantado puede provocar rechazo.

Cuidados después de un trasplante de córnea completo

El período de recuperación después de este tipo de cirugía es muy lento. Puede durar hasta 12 meses. Sin embargo, la mayoría de los afectados experimentan mejoras dentro de los primeros días después de la operación.

Después de un año, el médico elimina las costuras. El resultado definitivo solo se puede estimar una vez que se hayan eliminado por completo todas las costuras. Después de la operación, el paciente debe ser examinado por el médico tratante al menos diez veces.

Alrededor del 15 por ciento de los afectados necesitan lentes de contacto después. El 10 por ciento sufre de astigmatismo residual que debe corregirse.

2. Queratoplastia lamelar

trasplante de córnea
Después de un trasplante de córnea, debe seguir estrictamente las instrucciones de su médico y tomar los medicamentos recetados con regularidad para evitar complicaciones.

Hay dos opciones diferentes para la queratoplastia lamelar:

  • Queratoplastia lamelar anterior: esta técnica se utiliza cuando el endotelio es normal. Ejemplos de esto son la enfermedad ocular queratocono o las cicatrices corneales. En este caso, hay daño en la córnea, pero el endotelio está sano.
  • Queratoplastia lamelar posterior o trasplante endotelial:  en el trasplante de la capa interna, el médico reemplaza la capa posterior dañada de la córnea con una córnea sana de un donante. Esto solo requiere una pequeña incisión, que no tiene que ser cosida.

Trasplante de córnea: más recomendaciones

Las siguientes recomendaciones son muy importantes para el cuidado después del trasplante de córnea:

  1. No toque ni frote su ojo.
  2. No debe conducir, operar maquinaria, beber alcohol ni tomar decisiones importantes durante al menos 24 horas después del trasplante.
  3. Limite las actividades que podrían provocar una caída  o aumentar la presión ocular, como los deportes de contacto.
  4. Manténgase alejado del polvo y la suciedad.
  5. Siga al pie de la letra las instrucciones de su médico y tome la medicación prescrita con regularidad. 
  6. ¡No te olvides de los exámenes de seguimiento!

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba