Bueno Para El Hígado Graso: 5 Recetas Con Alcachofa

Lee este artículo hasta el final para descubrir qué tan saludables son estos 5 remedios naturales con alcachofa y cómo funcionan contra el hígado graso.

Bueno para el hígado graso: 5 recetas de alcachofas

Con las alcachofas y otros nutrientes, puedes optimizar tus procesos hepáticos y al mismo tiempo combatir el hígado graso. Así se pueden prevenir complicaciones de las funciones hepáticas.

Cuando tienes hígado graso, los niveles de triglicéridos en la sangre también están elevados. Esto luego inflama las células y el órgano se llena de grasa. Sin embargo, no siempre tiene que tener síntomas, por lo que muchas personas ni siquiera saben que algo anda mal.

Lee este artículo hasta el final para descubrir qué tan saludables son estos 5 remedios naturales de alcachofa y cómo funcionan contra el hígado graso . Con estas verduras y otros nutrientes, puede prevenir esta afección hepática y mejorar su salud en general. ¡Solo inténtalo!

Alcachofas contra el hígado graso

Las alcachofas son muy saludables y tienen los siguientes beneficios:

  • Protegen las funciones hepáticas y regeneran las células.
  • Fortalecen la bilis.
  • También reducen la grasa.
  • Las alcachofas son un poderoso antioxidante y previenen el envejecimiento.
  • Regulan demasiada proteína en su cuerpo.
  • También previenen enfermedades cardiovasculares.
  • Favorecen la digestión.
  • Y evitan la retención de agua.
  • Finalmente, reducen el azúcar en la sangre y la resistencia a la insulina.

Remedios de alcachofa

1. Sopa de alcachofas y cúrcuma

Las sopas limpian su cuerpo  y le proporcionan muchos nutrientes importantes. Además son bajos en calorías y puedes comerlos durante todo el año. La siguiente receta es una combinación de alcachofas y cúrcuma.

La cúrcuma es muy saludable para el hígado y también antiinflamatoria.

ingredientes

  • 2 alcachofas
  • Una cucharadita de cúrcuma
  • 2 tazas de agua
  • Sal marina para refinar

preparación y aplicación

  • Primero hierves las alcachofas y la cúrcuma durante 30 minutos.
  • Luego le agregas la sal marina.
  • Lo mejor es comer las alcachofas media hora antes de las comidas.

2. Alcachofas asadas con limón

Si te encantan las alcachofas, te encantarán aún más después de asarlas al horno oa la parrilla. Para ello, envuélvelas en papel aluminio y cocínalas durante al menos 40 minutos, porque así el corazón estará tierno y agradable.

Luego, para realzar el sabor y potenciar los efectos anti-hígado graso, agregue jugo de limón, pimienta negra, aceite de oliva y sal marina.

El resultado se puede ver realmente y servir como entrada o guarnición.

Alcachofas asadas para el hígado graso

3. Alcachofas, rábanos y remolachas

Si quieres un remedio para el resfriado en un día caluroso, prueba esta Ensalada de Alcachofas. En combinación con dos ingredientes médicos, puede usarlo para prevenir el hígado graso.

  • El rábano es amargo y sabroso, mejora las funciones hepáticas y ayuda en la producción de bilis. Además, es rico en vitamina C y puedes comer sus hojas, que tienen propiedades curativas y depurativas.
  • Debido a sus antioxidantes, la remolacha ayuda a tratar el hígado graso y otros problemas hepáticos. Además, la verdura protege contra la oxidación de grasas.

4. Té de romero y hojas de alcachofa

Otra manera fácil de usar las alcachofas como remedio es hacer té de alcachofas con las hojas y los tallos. De esta manera puedes guardar el corazón para cocinar más tarde y beneficiarte de toda la planta. Sin embargo, debes saber que el sabor es bastante amargo.

Puedes refinar el té con romero. La hierba aromática contiene ácido ursólico, que protege el hígado. También tiene un efecto antiinflamatorio, mejora el flujo sanguíneo y reduce el colesterol.

Romero para el hígado graso

5. Hojas de alcachofa y cardo mariano

Si desea una opción conveniente y rápida para tratar el hígado graso, puede comprar un suplemento especial. Las cápsulas o pastillas de alcachofa generalmente ayudan a digerir mejor los alimentos grasos. Por supuesto, también puede encontrar suplementos dietéticos aún más efectivos que se combinan con otras plantas medicinales.

Por sus propiedades regeneradoras, el cardo mariano es otro remedio que puedes utilizar para tratar el hígado graso. También es mejor probar la cúrcuma, el boldo o el diente de león. La vitamina B7 (colina) también ayuda a evitar que la grasa se forme o se almacene en el hígado.

Si desea utilizar suplementos dietéticos, es fundamental que lo haga bajo la supervisión de un médico o naturópata. Es importante conocer las interacciones de los remedios naturales con diversos medicamentos. También hay algunos medicamentos que no deben tomarse durante largos períodos de tiempo sin interrupción.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba