Alergia, Intolerancia, Aversión, Intoxicación… ¿cuál Es La Diferencia?

Los síntomas suelen ser muy similares, pero las causas son muy diferentes en el caso de alergia, intolerancia, aversión o intoxicación. Por lo tanto, es importante diferenciar el origen de los problemas y encontrar soluciones adecuadas. 

Alergia, intolerancia, aversión, intoxicación... ¿cuál es la diferencia?

Alergia, intolerancia, aversión, intoxicación… hay una variedad de razones por las que  ciertos alimentos desencadenan síntomas y molestias, algunas de las cuales pueden ser similares pero tener causas muy diferentes. En el artículo de hoy, explicamos las diferencias y los desencadenantes que subyacen a estas desagradables reacciones corporales.

¿Alergia, intolerancia, aversión o intoxicación? Conoce las diferencias

1. Alergia

Una alergia es una reacción del sistema inmunitario a un alérgeno, que suele clasificarse erróneamente como peligroso. Se trata por tanto de una falsa alarma del organismo, que se acompaña de diversos síntomas: 

  • hormigueo y picazón
  • edema
  • urticaria
  • Lengua o garganta hinchada
  • dolor de estómago
  • diarrea o náuseas
  • vómitos y mareos

Las alergias pueden variar en intensidad:  pueden producir solo síntomas leves o provocar un shock anafiláctico. Esta es una emergencia médica que puede ser fatal. El tratamiento inmediato con inyecciones de adrenalina puede salvarle la vida.

Las causas de una alergia suelen ser ciertas proteínas que están presentes en los mariscos, los frutos secos, el pescado, los huevos, la leche o el trigo. Incluso una cantidad muy pequeña de estas proteínas puede desencadenar una respuesta alérgica a través de anticuerpos IgE (inmunoglobulina E). 

¡Es muy importante consultar a un médico si experimenta problemas respiratorios, presión en el pecho, presión arterial baja, frecuencia cardíaca rápida, mareos o aturdimiento!

Intolerancia a frutos secos
Las alergias alimentarias ocurren cuando el sistema inmunológico reacciona a ciertos alérgenos. Estos pueden estar presentes en mariscos, frutas secas, pescados, huevos u otros alimentos, por ejemplo.

intolerancia o intolerancia

Una intolerancia o intolerancia alimentaria se produce cuando el organismo es incapaz de digerir o metabolizar determinados componentes de los alimentos. Esto crea diversas reacciones y quejas. Cuando la intolerancia es congénita, también se denomina intolerancia primaria. La intolerancia secundaria no se basa en orígenes genéticos. Puede ser temporal o crónica.

Las causas más comunes de intolerancia alimentaria son la lactosa y el gluten, pero existen  muchas otras sustancias que pueden desencadenar reacciones desagradables. La intolerancia suele ir acompañada de los siguientes síntomas:

  • Molestias gastrointestinales
  • problemas de la piel
  • problemas neurológicos
  • aumento de peso
  • Problemas musculares o problemas reumáticos

Las diferencias más importantes con una alergia son  que la intolerancia no es causada por una hipersensibilidad, que se basa en una reacción inmunológica. Además, los síntomas son menos agudos.

En los últimos años se han realizado estudios individuales en los que se valoraba la intolerancia a diversos alimentos mediante análisis de sangre. Pero no hay evidencia científica.

aversión

En este caso hablamos de uno de los trastornos alimentarios más comunes que aparecen en los tres primeros años de vida. Los niños afectados rechazan determinados alimentos por sus propiedades organolépticas. Esto se puede reconocer por expresiones faciales apropiadas, vómitos y la expulsión de alimentos.

Los trastornos del procesamiento sensorial a menudo están presentes al mismo tiempo, por lo que también pueden ocurrir otros problemas sensoriales. Normalmente, los padres se dan cuenta cuando el niño sigue rechazando nuevos alimentos. 

Sin embargo, come alimentos que le gustan sin problema. Si los niños afectados no reciben suplementos, pueden ser deficientes, pero por lo general no se produce un retraso en el crecimiento. Tampoco hay alergia alimentaria ni experiencia traumática.

niño con intolerancia
Con aversión, el niño rechaza determinados alimentos por sus propiedades organolépticas. Muy a menudo esto conduce a síntomas de deficiencia.

comida envenenada

La intoxicación alimentaria ocurre  cuando los alimentos contienen bacterias, virus, parásitos o toxinas. Este puede ser el caso, por ejemplo, en las siguientes situaciones:

  • Si no se lava bien las manos antes de comer,
  • o si hay falta de higiene al cocinar.
  • Por errores en la conservación de los alimentos
  • ya través del consumo de agua contaminada.

Los síntomas incluyen náuseas, vómitos, diarrea, dolor o calambres musculares y fiebre. Estos signos pueden aparecer horas o incluso semanas después de consumir la comida o el agua.

Es importante consultar al médico en este caso,  especialmente si hay vómitos frecuentes, sangre en las heces o diarrea que dura más de tres días. Además, es necesaria la atención médica si hay fiebre alta o signos de deshidratación u hormigueo muscular.

La intoxicación alimentaria a menudo es causada por bacterias como costridium botulinum, E. coli y salmonella. La mayoría de estos patógenos se encuentran en la carne, los huevos o las latas abiertas que se mantienen a la temperatura incorrecta.

También es fundamental tener en cuenta las medidas de higiene adecuadas a la hora de preparar y almacenar los alimentos. ¡Infórmate lo suficiente sobre este tema!

Conclusión

Ahora conoces las diferencias entre alergia, intolerancia, aversión e intoxicación y conoces los síntomas para  identificar estos problemas. Tu médico te hará un diagnóstico exacto de cualquier síntoma y te aconsejará qué puedes hacer en tu caso concreto. De esta manera puedes prevenir consecuencias a largo plazo.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba