8 Consejos Para Ganar Cualquier Discusión

Para ganar una discusión, es importante ponerse en el lugar de la otra persona y ser empático. Si comprende el punto de vista de la otra persona, es mucho más fácil encontrar una solución constructiva.

8 consejos para ganar cualquier discusión

Con este consejo, ganarás todas las discusiones. A nadie le gustan las discusiones, sin embargo, son una realidad casi inevitable en cualquier relación interpersonal.

En algunos casos son de gran importancia y pueden ser constructivos. Porque a menudo es mejor compartir tu punto de vista y comunicarlo adecuadamente que suprimirlo. En este artículo, te damos algunos consejos útiles para ganar cualquier discusión .

Cómo ganar una discusión

Principalmente no es bueno pelear agresivamente. Esto solo tiene consecuencias negativas y muchas veces actúas muy emocionalmente en lugar de hablar de algo más relajado y reflexivo.

Siempre es mejor tratar de mantener una mente abierta acerca de una discusión. Sin embargo, la realidad es que muchas personas no saben cómo actuar si no se sienten comprendidas o tomadas en serio.

Es importante sortear estas situaciones de desacuerdo cargadas de emociones dando un paso atrás y dejando pasar la tormenta, y luego discutiendo con un poco más de compostura.

1. Actuar de manera civilizada

discusión civilizada

Nunca olvides que las discusiones suelen ser muy emocionales y nos toman por sorpresa en momentos en los que ni siquiera podemos pensar correctamente. Mantener la calma es una de las herramientas más importantes para ganar una discusión.

Es importante mantener la mente abierta y dejar de lado los impulsos egoístas. De esta manera, puedes aprender a pensar reflexiva y racionalmente y no dejar que tus emociones te guíen.

Además, ser civilizado significa respetar la opinión de la otra persona y dejarla hablar siempre (en el tono que sea). No necesariamente tienes que cambiar tu actitud.

2. Estar informado

Una de las mejores formas de ganar una discusión de manera constructiva es estar preparado e informado. Entonces tienes los hechos y los puntos de vista racionales de tu lado y pareces mucho más inteligente. Esto puede impresionar e incluso convencer al compañero de discusión.

Quizás el oponente aporte argumentos basados ​​en información errónea o fundamentos falsos. Cuando escucha los hechos que pones sobre la mesa, no tiene más remedio que respaldar tu opinión educada.

No se trata de la discusión, se trata de usar herramientas e información para decirle a la otra persona tu punto de vista.

3. Evite ponerse personal

hacer una acusación

A menudo, las discusiones se deben a situaciones que no son tu culpa. Por ejemplo, cuando tu jefe está de mal humor porque perdió un cliente y tienes que pagar por ello. En este caso, debe hablarle claramente a su jefe y hacerle saber que usted no es su medio de escape.

Si te tomas una discusión demasiado personalmente  o atacas a tu oponente a nivel personal, eres injusto y pierdes. ¿Por qué? Porque lo más probable es que los sentimientos se apoderen de ti y ya no veas las cosas con claridad.

4. No intentes ganar

¡ Una de las mejores maneras de ganar una discusión es no intentar ganar! Esto puede sonar confuso, pero no lo es.

Si tienes la actitud de “luchar hasta el final amargo” en una discusión, la actitud de la otra persona será la misma y se producirá una discusión incómoda. Al final, ambos están molestos y frustrados. La discusión no tiene sentido en lugar de ser constructiva.

Sin embargo, si muestra interés en la opinión de la otra persona,  puede intercambiar ideas y tal vez incluso ponerse de acuerdo. Es más probable que consigas lo que quieres.

5. ¿Qué quiere realmente mi contraparte?

gesto serio con las manos

Nunca es mala idea ponerse en el lugar de la otra persona.

Cambiar tu perspectiva puede ser de gran ayuda para ganar una discusión sin tener que aceptar necesariamente todo lo que dice la otra persona. Pero puedes entender a tu oponente de esta manera. 

Es importante retirarse de la lucha y concentrarse en una solución para llevar la discusión a un final constructivo.

6. No te distraigas

Concéntrate en expresar tus opiniones y creencias sin perder de vista tu objetivo. No te distraigas del tema.

Uno a menudo se desvía del tema real porque recuerda otras cosas que en realidad no tienen nada que ver con la conversación actual. En este caso, intenta volver al tema principal. Es importante reconocer los viejos pero relevantes desacuerdos y resolverlos con calma de una vez por todas.

7. Haz preguntas abiertas

Hacer más acusaciones

Esta técnica también puede ser muy útil para ganar una discusión, ya que todos los involucrados pueden pensar en una solución.

En lugar de hacer preguntas acusatorias o demandas personales, puedes permanecer neutral sin ofender a nadie. Por ejemplo: ¿Cómo podemos mejorar nuestras finanzas? ¿Qué te parecen los dos destinos de vacaciones que hemos elegido? ¿Cómo podemos evitar que los clientes elijan a nuestra competencia?

8. Controla tus sentimientos

Esto también es extremadamente importante, porque con demasiada frecuencia en las discusiones prevalecen los sentimientos. Controlar las emociones es difícil, especialmente cuando se trata de temas sensibles o delicados. Pero no es imposible.

¿Cómo podemos evitar ser guiados por ella? Mantenga la calma, respire profundamente si es necesario, tome descansos breves, salga de la habitación y camine por el parque para recuperar la compostura. Piense productivamente sobre la discusión. 

Recuerda que gritar no es una fortaleza, ni llorar es una debilidad. Mantener la calma y controlar tus pensamientos y emociones es clave.

En la práctica, estas técnicas requieren conciencia, concentración y atención. ¡Pero valen la pena!

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba